“Silencio vacío”, de Rodolfo Mata, por María Andrea Giovine

alterpoesia-05

En Periódico de Poesía de la UNAM María Andrea Giovine ha publicado una magnífica reseña de Silencio vacío, de Rodolfo Mata.
Se trata de un texto clarificador, de una agudeza crítica notable, que recomendamos encarecidamente a quienes deseen conocer Silencio vacío y  la poesía concreta y visual. En este texto de Giovine encontrarán una gran lección.

Incluimos una cita de esta excelente reseña:

Silencio vacío no hace un despliegue de recursos tecnológicos sofisticados ni se sirve de una interfaz compleja.

Sin embargo, precisamente en ello radica su riqueza. Al mantener una total sobriedad visual, pone de manifiesto las múltiples posibilidades estéticas de la palabra misma en tanto elemento gráfico y fónico, de lo cual dan muestra muchas de las obras más representativas de poesía visual y concreta de la época predigital. Tras una sencilla instrucción para el lector (pulsa las palabras), éstas se mueven generando una experiencia de lectura que remite a la poesía aleatoria −y el azar mallarmeano− y al espacialismo. La palabra “silencio” repetida, que constituye el poema de Gomringer, a través de los clics del lector y de sus decisiones individuales de interacción, se convierte en otras palabras como “abismo”, “nadir”, “alumbre”, “señales”, entre otras, las cuales empiezan a hablar, desde el silencio, y a generar significados múltiples desde sus diversas vinculaciones semánticas. Así, Mata hace hablar al poema de Gomringer y nos permite verlo con ojos nuevos.

A diferencia de otros poemas digitales en los que la experiencia de lectura está marcada por la velocidad, por un cierto vértigo de la palabra, Silencio vacío nos ofrece una lectura de ritmo sereno. Cada etapa de la obra tiene un ritmo preestablecido que no podemos modificar. Tampoco es posible regresar a una etapa anterior del poema ni adelantarse a la siguiente. Sin importar qué tan rápido movamos el cursor por encima de la pantalla o pulsemos aquí y allá, el poema sigue su ritmo como si a través de la coordenada temporal también se aludiera al silencio y al vacío.

Mata capitaliza toda una tradición de experimentación de las poéticas visuales a través del aprovechamiento de dos elementos medulares de la poesía visual y concreta: visualidad y espacialidad. En Silencio vacío, las palabras adquieren su peso y su fuerza retórica a partir de su lugar en el espacio, de los movimientos que realizan, de su vinculación con las demás palabras, cuidadosamente elegidas para constituir una constelación de significados sugeridos, evocados, sembrados en el terreno de la espacio a través de una puesta en pantalla limpia y minimalista.

Share this post



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.