Mª Ángeles Cabré

Mª Ángeles Cabré (Barcelona, 1968) es escritora y crítica literaria especializada en literatura escrita por mujeres, así como traductora. Ha publicado la novela El silencio, los libros de poemas Gran amor y Si se calla el cantor, el ensayo Leer y escribir en femenino y una biografía del poeta catalán Gabriel Ferrater. También es autora de los libros de aforismos Sobre el arte del artista, de Oscar Wilde, y Migajas sentenciosas, de Francisco de Quevedo.
Colabora entre otros medios en La Vanguardia, El País Digital, Letras Libres y M-arte y cultura visual, así como en RNE. Dirige el Observatorio Cultural de Género, destinado a incentivar la presencia de las mujeres en la cultura, y acaba de publicar A contracorriente. Escritoras a la intemperie del siglo XX (Editorial Elba).
Se la puede seguir en el blog Bibliomanía.
Contacto: m.angeles.cabre@gmail.com
A continuación ofrecemos diez poemas del work in progress virtual Yo y mis circunstancias que puede seguirse en el blog citado:

 

La inútil poesía, si se sabe usar bien,
puede servir para un montón de cosas.
Con su hermosa “Balada” Oscar Wilde conjuró
a los oscuros demonios entre rejas.
Se salvó en esos versos, conste en acta.

                    *

Como un tren que no se detiene hasta descarrilar,
así es esto que llamamos vida.
Elegir buen asiento es fundamental.

                    *

No pienso ser aquella: la que calla,
la que otorga, la que sigue la corriente.
Yo voy a ser la otra: la que hace,
la que habla, la que no ceja.

                 *

Si somos el oficio que elegimos,
yo ahora mismo soy una mesa y una silla
y un libro en ciernes entre los brazos;
crece lento, torpe, desmañado.

                 *

De ti lo que más me gusta es la boca,
porque sin palabras dice lo que tú callas
y me da más pistas de las que crees darme:
hablan más los mohínes que la lengua.

                  *

 

Me divierte pensar en lo que piensas,
aunque pienses acaso de bien distinta guisa
esas cosas que creo que tú piensas.
Lo dicho: me divierte pensar en lo que piensas.

                    *

Avances y retrocesos sirven
para celebrar este mismísimo instante:
atalaya perfecta para la contemplación
de lo que queda del camino, serpenteante.

                   *

Cuanto más oscura es la noche,
más brilla el ojo que la mira.

                   *

El que se va, no vuelve.
Se queda al otro lado,
sin pensar, sin añorar,
tan solo estando.

                  *

Ascua mojada en el fuego de la verdad,
quien calla algo oculta,
quien calla no sabe hablar.

Share this post



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies